El caso Messi ha puesto en alerta a los asesores fiscales, puesto que su caso ha implicado a su asesor fiscal que también ha sido denunciado.

El problema está en que se ha hablado de eliminar el derecho al secreto profesional que tienen los asesores fiscales sobre los datos de sus clientes, puesto que no está regulado.

Hablar los secretos iría contra el derecho a no perjudicar a tu cliente, nadie quiere un asesor fiscal que pueda declarar contra su cliente. Ante esto, por ejemplo, en Alemania, Eslovaquia, Polonia y República Xeca, se han puesto manos a la obra y ya hayan regulado el secreto profesional de los asesores fiscales.

Motivados quizás porque algunas de las personas denunciadas por evasión fiscal que dicen no tener conocimientos suficientes para ser ellos los que han diseñado la estructura para evadir impuestos, en casos de delitos fiscales, la abogacía del estado y la Fiscalía, han incluido a los asesores fiscales dentro de la causa de evasión fiscal.

Esto ha provocado que otros  asesores fiscales hayan sido denunciados con la finalidad de que colaboren con hacienda y presionen a sus clientes para llegar a un trato. Pero un buen asesor fiscal tiene que estar tranquilo, puesto que su trabajo es asesorar a sus clientes y hacer lo que ellos decidan.

Ningún asesor fiscal tiene libertad de hacer lo que quiera con el dinero de sus clientes, solo hace falta analizar el nombre de estos: “asesor”, un asesor informa a su cliente de las diferentes posibilidades que tiene para hacer con su dinero lo que más le convenga, luego el cliente decide cuál de las opciones que le propone su asesor fiscal elige.

Es importante que un asesor fiscal sea un bueno realizando su trabajo, nos ahorrará problemas y no nos perjudicará. Visite nuestra página web, y consúltenos todo lo que quiera, estamos para servirle y ayudarle.