Tal y como indican las mismas palabras, son dos cosas muy distintas, aunque a veces se describen como si fueran lo mismo. Para una correcta contratación de servicios de gestoría y asesoría debemos tener muy claras las diferencias.

 

¿Qué es un asesor?

Un asesor es la solución que muchos particulares y empresas necesitan ya que, tal y como el nombre indica, les asesoremos sobre cómo llevar varios temas, obtener sugerencias de cómo gestionar varios ámbitos de tu negocio y de tus gestiones personales y también pueden llegar a gestionar alguno de los temas directamente.

Disponer de un buen asesor fiscal, laboral, contable o un asesor jurídico nos ayudará a poder enfocarnos a los temas más importantes de nuestra vida y de nuestro negocio sin tener que perder tiempo en saber cómo hacer muchas de las acciones de nuestro día a día en estos ámbitos.

 

¿Qué es un gestor?

El nombre ya nos indica que un Gestor se encarga de gestionar todos los temas y trámites de nuestra empresa. Le debemos facilitar el trabajo proporcionándole toda la información necesaria y requerida para cada gestión.

Una gestoría ofrece los servicios de gestiones fiscales, contables, laborales, jurídicas, por ejemplo, gestión de contabilidad, nóminas, tramitación de impuestos, libros contables, denuncias jurídicas, etc.

Los gestores también realizan la tarea de asesorar en algunos aspectos relacionados con nuestro negocio ya que están al día de nuestras gestiones y pueden encontrar de forma sencilla soluciones para nuestros problemas y dudas.

 

En Narsa disponemos de un equipo de profesionales en los dos servicios ya que ofrecemos el asesoramiento y gestión de todos los aspectos relacionados de tu empresa o a nivel particular. Disponer de un asesor y/o un gestor es muy importante para el correcto desarrollo y crecimiento de las empresas.