A la hora de alquilar una propiedad, hay que tener en cuenta que contratar un servicio de gestoría jurídica puede venir muy bien para evitar posibles problemas.

Principalmente por lo que se contrata a un gestor / asesor en estos casos, es para redactar el contrato de alquiler, ya que si lo hace uno mismo sin tener mucho conocimiento del sector puede que se deje algún punto importante por manifestar.

Por otra parte, a lo largo de un contrato de alquiler, se pueden dar una serie de etapas en las que el propietario y el que paga no se pongan de acuerdo, debido al desconocimiento de las normas legales, desconocimiento de las leyes, o que simplemente no estén de acuerdo el uno con el otro.

En esa ocasión, la asesoría o gestoría jurídica puede ayudar en una gran cantidad de situaciones, y si el caso es de extrema importancia, también podría ayudar con la recomendación de algún abogado experto en la materia. Las más comunes son:

  • Morosidad: el inquilino deja de pagar el alquiler.
  • ¿Cómo gestionar el alquiler si el propietario ha fallecido?
  • ¿Qué se debe hacer para realizar un contrato de alquiler seguro?
  • ¿Quién debe hacerse cargo de las reparaciones y averías en un piso alquilado?
  • ¿Se puede finalizar el contrato de alquiler antes de que finalice?
  • Problemas relacionados con alquiler vacacional o alquiler turístico.

Además, cabe destacar que en la situación actual han surgido más problemas con los alquileres, derivados de la crisis causada por el coronavirus. Por eso, es altamente recomendable contratar servicios de asesoría y gestoría jurídica, para gestionar los alquileres y evitarnos quebraderos de cabeza con los inquilinos o propietarios o con la ley misma.

En Narsa ofrecemos servicios de asesoría y gestoría jurídica de primera calidad y con el 100% de confianza para nuestros clientes. Si tiene dudas al respecto puede visitar nuestra página web o concertar cita con nosotros y resolverlas.